El sistema para ganar a la ruleta

Hasta llegar aquí.

Compartelo con todos... Tweet about this on TwitterShare on Facebook

Si os parece, explicaré lo que me ha llevado a escribir esta web de ayuda al jugador.

Llevo unos 14 años jugando solamente a la ruleta -a nada más- y he pasado miles de noches, buscando y puliendo sistemas, estudiando números aleatorios, con la finalidad de sacarle un patrón al “azar”.

Tuve tropiezos y alegrías, pero cuando hacia el balance semanal, como el mensual, me daba cuenta que el dinero ganado volvía irremediablemente a las arcas del casino.

Persistente, obstinado y podríamos decir que locamente tozudo, decidí seguir adelante y no rendirme.

Me acogí pensamientos filosóficos. Estos coincidían en que cualquier regla establecida, no puede ser infranqueable…por necesidad contiene un resquicio.

Si esto no fuera así, no podríamos progresar ni avanzar en nuestro desarrollo.

Un ejemplo sería, que antes divisábamos y creíamos que existían siete planetas. Ahora parece ser imposible contarlos.

Pero para ser un poco más histórico en los ejemplos, nadie puede negar que matemáticos y físicos siempre han ido avanzando en sus teorías. Desechando las anteriores, y consiguiendo progresos que años atrás eran impensables.

Después de más de 14 años, estudiando millones de números, decidí tirar la toalla. ¡Once años..!, con todas sus días y noches, sacando humo y dándome contra las paredes.

Era el momento de dejarlo, no por falta de interés ni empecinamiento. Pensad que dejé incluso de trabajar y ni si quiera salía de casa. Todas las compras eran por teléfono y mi casa era un verdadero mosaico de papeles desordenados.

Me había puesto enfermo sin darme cuenta, encontré una foto con mi rostro de años anteriores y comprendí mirándome en el espejo, que me había pasado de la raya. Estaba totalmente desolado, deprimido y sin ninguna salida.

Me tumbé rendido en el suelo de mi cuarto, pensando en todos los años inútiles y que iba a hacer a partir de aquel momento. Pasaron así varios días.

Ocurrió cuando me relajé y dejé de buscar.

No sabría deciros si lo soñé, pero de golpe,¡¡ estaba ahí la repuesta¡¡, había estado ahí siempre, limpia y sin disfraces, clara y concisa.

Por supuesto hice comprobaciones, pero la imagen era tan nítida y tan sencilla su aplicación, que me llevo pocos días corroborarla y ponerla en práctica.

¡Fue magnífico!, no sabría como describir tanta dicha. Paseaba sin prisa por las calles hacia el casino, saludando, sonriendo y disfrutando de ganancias.

Pero sin duda, la mayor satisfacción fue el despedirme del miedo. Aquel miedo al fracaso y aquella incertidumbre de perder el dinero y el infierno que conllevaba.

Recorrí Europa de casino en casino, durmiendo en hoteles y bañándome en piscinas. Comía manjares y me divertía a costa de los beneficios que me proporcionaba el sistema.

Aquella etapa, siempre la tendré presente como algo maravilloso que me ocurrió, y fue sin duda la recompensa de tantos años de sacrificio.

Esta información que vais a recibir, no la hubiera compartido en absoluto hace unos años. El poder de la codicia, nos vuelve oscuramente egoístas.

Por suerte, la vida me ha llevado por otros caminos, caminos que me cuentan… que para ayudarse a uno mismo y crecer, hay que ofrecer.

Lo que menos pretendo es incitaros al juego, pero ya que estáis vinculados, sé que puedo facilitaros el camino. Pero sobre todo, lo que no quiero, es que conozcáis la locura.

Se dice muy rápido, haber estado 14 años jugando y estudiando números, pero estas acciones, van adjuntas a muchas otras que prefiero olvidar.

Os contaré, una anécdota de esta quimera infinita…

Aparte de perder amistades, kilos y dinero, una vez le pedí fuego a una señora, para encender un cigarro.

La señora, busco en su bolso, cogió su encendedor y mientras pareció mirarme, encendió ella misma la lumbre. Intercambiamos un corto saludo, luego guardó el mechero y se marchó.

¡Bien¡ ,hasta aquí, todo os resultara normal, lo dramático fue que aquella señora era mi madre y no reconoció a su propio hijo.

¡¡De verdad os lo digo¡¡, no os maltratéis ¡por favor!, que vuestra alma no se deteriore. Que vuestro corazón siga rojo y mantener la luz en la mirada.

¡¡ Que este periodo de vuestra vida, no os marque para siempre.¡¡

Aquí, os ofrezco un buen trabajo, claro y sin fórmulas, limpio y sencillo.

Seguid unas pautas y ser felices.

sistema para ganar a la ruleta, sin martingala.